LOS TRES TESOROS

 

LOS TRES TESOROS


En el pensamiento chino existen tres suertes: cielo, hombre y tierra

Suerte del Cielo: es el destino que nos viene dado al nacer, y aquí, piensan, no se puede intervenir demasiado.

Suerte del Hombre: Es su fuerza de voluntad, sus cualidades, valores o defectos que hacen que el hombre pueda tomar las riendas de algún porcentaje de su destino.

Suerte de la Tierra: es el campo de aplicación del Feng Shui. Entienden que nuestro planeta es solo una mancha de polvo dentro del universo y que las energías de este nos influyen constantemente, afectando nuestra salud, nuestros pensamientos, nuestras decisiones y hasta nuestras acciones.

 

Según estos principios, la aplicación del Feng Shui puede canalizar y acumular Shen Qi (Energía Vital) en los lugares que vivimos y aprovecharla para mejorar nuestras condiciones de vida actuales en numerosos aspectos.”


 

 

Feng Shui y Vastu

En las ancestrales culturas surgidas sobre nuestro planeta los seres humanos se basaban en el conocimiento de la tierra y del clima para determinar los lugares propicios donde ubicarse. Tenían en cuenta, así mismo, las orientaciones, proporciones y tiempos adecuados para realizar sus construcciones. Eran conscientes de que no estaban actuando sobre algo inerte, sino que muy al contrario, estaban interviniendo sobre sistemas vivos, interrelacionados e interdependientes, en los que influiría su actuación, y que probablemente serían modificados.

Ante este panorama, cabría considerar la posibilidad de construir de espaldas a estas leyes o tenerlas en cuenta y seguirlas. Para seguirlas es necesario conocerlas, averiguarlas, ver como se aplican. Esto supuso sucesivas generaciones de personas investigando y formulando, dando forma a sistemas ordenados de conocimiento.

El pensamiento racionalista occidental obvió muchos de los conocimientos y perspectivas de cómo aproximarse a construir de acuerdo con esas leyes, desconsiderando sensibilidades fraguadas a través de siglos.

En este momento histórico en el que la sociedad, empujada por la toma de conciencia de su posición depredadora en el planeta, empieza a reconsiderar su relación con la naturaleza, hemos de revisar qué nos aportan los cuerpos de conocimiento de las culturas que no han perdido (o que mantienen viva, aunque sea a través de sólo algunas personas) su conexión con la tierra, sus ciclos y lo universal.

Encontramos principalmente dos sistemas coherentes y conservados hasta hoy: El Feng Shui , que proviene de China; y el Vastu, que tiene su origen en India.

Estos dos sistemas tienen en común una profunda investigación de los procesos que se dan en el orden natural, tanto en el entorno inmediato como en el orden astrológico, en una comprensión del universo basada en la premisa de que las leyes que operan en el macrocosmos también lo hacen en el microcosmos.

El Vastu tiene como base los escritos Vedas वेद [1], de los ancestrales ‘Rishis’, sabios que volcaron sus conocimientos en ellos. Estos conocimientos plasmados en el Vastusastra parten de los mismos principios universales que se aplican a todas las ciencias y artes, así como a la medicina Ayurvedica.

El Feng Shui también tiene su origen en los conocimientos daoístas y el Yi Jing, y al igual que en la cultura india, los principios universales detectados en el orden natural se aplican a la medicina china, a las artes marciales.

Cada uno de estos cuerpos de conocimiento merece un tratamiento en profundidad, puesto que aunque comparten el objetivo de la búsqueda de principios universales aplicables, no olvidan el lugar ni la cultura en los que nacen, en los que se dan diferente clima, costumbres, cultos, etc. Es esencial concienciarnos de que estamos regidos por leyes que determinan el funcionamiento de todo el universo y que por lo tanto rigen el mundo en el que desarrollamos nuestras actividades.

De ahí este acercamiento al El Feng Shui, Sistema de Composición basado en el Orden Cósmico que ha servido a lo largo de la historia para producir edificios y ordenaciones de mucha importancia dentro y fuera de China, y que a nuestro entender puede ser integrado en las estrategias de proyectos actuales en los que prime la búsqueda de la integración en el medioambiente, la sostenibilidad y el bienestar del ser humano.


[1] Son denominados Vedas los cuatro textos sánscritos que conforman la base del conjunto de escrituras sagradas del hinduismo. La traducción al español de la palabra sánscrita ‘Veda’ वेद sería ‘¡conoce!’.

Pablo Rico Pérez. Consultor de Feng Shui y Doctor Arquitecto.

Sevilla, Junio 2011

 

Entrevista a Pablo Rico en BIOPTIMA, Feria Internacional de Biomasa y Servicios Energéticos

www.bioptima.es/contenidos.php?secc=1&pagin=2466

“Cada vez mas personas buscan el valor añadido de los proyectos que respetan el medioambiente ya que proporcionan mayor calidad de vida”